Las enfermedades del siglo 21

A pesar de los increíbles avances en medicina, aún existen una serie de enfermedades del siglo 21 que nos impiden tener una buena calidad de vida e incluso conducen a la muerte. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) estas son las dolencias más comunes de la época en la que vivimos.

El estrés, la ansiedad y la depresión

El estrés laboral, la ansiedad, el síndrome del “quemado”, la fatiga personal, la violencia en el trabajo o el acoso laboral o sexual son los principales riesgos psicosociales que dan forma a las llamadas nuevas enfermedades del siglo 21. En concreto, un 17% de las bajas laborales están vinculadas a estas patologías.  De hecho, según la Organización Mundial de la salud, estas enfermedades y patologías suponen ya el 12 % del total de enfermedades

Vivimos en un mundo exigente para el que muchas personas no están preparadas psicológicamente. Esto ha hecho que los trastornos de la conducta se hayan convertido en uno de los peores enemigos de la salud en nuestro siglo.

Cáncer de piel

Las modas y la falta de conciencia social han permitido que el cáncer de piel se haya instalado como una de las enfermedades más preocupantes a día de hoy. Según un estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud, cada año se realizan alrededor de 5.000 nuevos diagnósticos de cáncer de piel en España. Factores como el deterioro de la capa de ozono o la falta de prevención diaria propician la aparición de nuevos casos.

Enfermedades respiratorias crónicas

La contaminación excesiva, el consumo de tabaco y drogas, así como la tendencia a las alergias favorecen este tipo de problemas relacionados con los pulmones y las vías respiratorias. Según la OMS, actualmente hay unos 235 millones de personas que padecen asma y 64 millones que sufren una EPOC.

La gripe A

Esta enfermedad se trata de un virus de origen animal que combina genes de virus de la gripe porcinos, aviares y humanos. Sus síntomas suelen ser fiebre alta, tos seca, dolor de garganta, moqueo o secreción nasal, dolores en el cuerpo, dolor de cabeza, escalofríos, fatiga, dolor en los ojos, pérdida del apetito, problemas para respirar y falta de aliento. Afortunadamente, ya existe una vacuna especial para este virus.

Enfermedades cardiovasculares

La mala alimentación y un estilo de vida sedentario favorecen la aparición de este tipo de trastornos relacionados con el corazón y los vasos sanguíneos.  Se calcula que en 2030 morirán cerca de 23,6 millones de personas por enfermedades cardiovasculares, sobre todo por cardiopatías y accidentes vasculares cerebrales, siendo la principal causa de muerte.

A pesar de las exigencias de nuestro siglo 21, es importante que sigamos cuidando nuestra salud por encima de todo. Es lo que nos permite hacer todo lo demás. Estar sanos es la clave de la felicidad. Una alimentación equilibrada, deporte, descanso y cero hábitos adictivos son la base de una vida llena de bienestar. Cuidarnos a nosotros mismos es otra forma de cuidar a las personas que más queremos.

Deja un comentario