La elección de unas gafas progresivas es un paso importante. No sólo porque se trata de una herramienta esencial para cualquier persona que tiene problemas de visión, sino porque normalmente las gafas progresivas o las gafas graduadas nos van a acompañar durante mucho tiempo de nuestra vida. Además, dado que se trata de un producto que requiere de alta tecnología y de la intervención de especialistas, puede suponer un desembolso importante.

Se trata, por tanto, de una inversión que hay que valorar cuidadosamente, acudiendo al asesoramiento de expertos si nos hace falta y aprovechando periodos de descuentos que nos puedan ofrecer buenas oportunidades, como las rebajas de Visionlab. Encontrar buenas ofertas en gafas graduadas y en gafas progresivas, y aprovechar para realizarte una revisión de la vista es la mejor inversión posible para tus ojos.

La importancia de acudir a una óptica

Nuestra recomendación es que adquieras tus gafas siempre en una óptica. Acudir a una óptica es uno de los consejos básicos para cuidar la vista. Sólo en una óptica, como puede ser Visionlab, pueden medir la distancia interpupilar y manejar un configurador de lentes, lo que garantizará que verdaderamente solucionan tu problema de visión.

En este sentido, las gafas de farmacia no son la solución e incluso pueden agravar el problema, por varios motivos: son lentes de aumento tipo lupa, no tienen en cuenta que puedes tener diferentes graduaciones en cada ojo y no incorporan antirreflejante.

Una vez en la óptica, llegará el momento de elegir entre los modelos y opciones disponibles. Aquí tienes algunas claves para saber cómo elegir unas gafas progresivas, pero, ¿sabes exactamente qué son y cómo funcionan las gafas progresivas?

¿Cuándo se necesitan unas gafas progresivas?

Generalmente, cuando necesitamos gafas solemos usar lentes monofocales, que son aquellas que se utilizan para ver o bien de lejos, o bien de cerca: es decir, sirven para una sola distancia focal.

Cuando una persona miope con problemas para ver mal de lejos empieza a sufrir presbicia (vista cansada), tendrá dificultades para enfocar a ciertas distancias, y surgirá entonces la necesidad de usar también gafas de cerca. Esto es muy común a partir de cierta edad, cuando el ojo “se cansa” de reenfocar a diferentes distancias.

En esta situación surgen varias opciones. Por ejemplo, se pueden comprar un par de gafas para cada distancia y ponerlas y quitarlas en función de si quiere ver de lejos o leer un libro. La otra opción, más cómoda, es adquirir unas gafas progresivas. Las lentes de las gafas progresivas están diseñadas para que se pueda ver de lejos, de cerca y en distancias intermedias. Por eso, las gafas progresivas son una alternativa muy a tener en cuenta por aquellas personas que sufren de vista cansada o presbicia.

Se trata de un tipo de lentes muy evolucionadas, porque permiten ver bien de lejos por la parte superior del cristal, ver bien a distancias intermedias por la parte media del cristal y ver bien de cerca por la parte inferior de la lente. Además, los ópticos son capaces de conseguir que las transiciones entre distancias son suaves, sin salto entre los diferentes planos.

Si estás necesitando unas gafas progresivas, no lo dudes. Busca siempre las mejores y aprovecha los periodos de rebajas para obtener buenos descuentos en esta inversión tan importante.