Los pilares de la dieta alcalina

dieta_alcalina_hortalizas

La dieta alcalina es una dieta que tiene como base sustituir los alimentos que se encargan de la formación de ácido por alimentos alcalinizantes. Esta dieta ayuda a equilibrar los niveles de pH de tu cuerpo, mientras fomenta el consumo de alimentos naturales sin procesar, como vegetales, frutas y verduras. Te contamos más sobre esta dieta a continuación.

Beneficios obtenidos con la dieta

  • El desarrollo y mantenimiento de los huesos se da gracias al consumo de mineral. De manera que la dieta alcalina protege la masa muscular en conjunto con la densidad ósea.

Además, los alimentos alcalinos ayudan a equilibrar las proporciones de calcio, fosfato y magnesio en el cuerpo.

  • Esta dieta colabora con la absorción de vitamina D y estimula el crecimiento de las hormonas necesarias para un correcto desarrollo.

La absorción de vitamina D reduce la aparición de enfermedades crónicas y protege los huesos.

  • El consumir alimentos alcalinos reduce los niveles de dolor crónico o de inflamación, en caso de padecer de estas dolencias.
  • Protege al organismo contra problemas cardiovasculares, como niveles de colesterol alto e hipertensión; enfermedades relacionadas con los riñones, como cálculos renales; y accidentes cerebrovasculares, como apoplejía y perdida de la memoria.

Cuáles son los pilares de la alcalinidad

La dieta alcalina está basada en cuatro pilares fundamentales, los cuales ayudan a depurar tu cuerpo para mejorar el funcionamiento del organismo.

Esto pilares son:

  • Nutrición: El cuerpo es alcalino por defecto, es decir genera muchas cantidades de toxinas continuamente. Para evitar esto es necesario llevar una dieta alcalina, en la cual nuestros platos de comida estén divididos en dos, entre un 70 – 80% deben ser alimentos alcalinos y el otro 20 – 30% pueden ser alimentos ácidos.
  • Desintoxicación: Elemental para poder absorber los nutrientes de los alimentos que ingerimos. Esta se logra a través de la orina, heces, sudor y respiración, por lo que es importante tomar mucha agua y realizar actividades físicas continuamente.
  • Hidratación: La deshidratación podría conllevar a una ralentización del organismo. Además la hidratación favorece el segundo pilar que es la desintoxicación. De manera que es recomendable beber agua purificada e ionizada, 1 litro por cada 18 kilogramos de peso.
  • Remineralización: Los minerales existentes en nuestro cuerpo, como el potasio, el calcio, el sodio y el magnesio, son los que mantienen en equilibrio nuestro organismo. Las reservas minerales o alcalinas son consumidas por los alimentos ácidos, por lo que es importante reponer dichas reservas a través de una dieta alcalina.

Cuáles son los alimentos alcalinos

Finalmente, los alimentos alcalinos son aquellos considerados como buenos para la salud, acá una lista:

  • Azúcar
  • Hortalizas, en general.
  • Frutas
  • Verduras de hoja verde
  • Alimentos ricos en agua
  • Semillas

Qué son los superalimentos

Mucho se habla de este tipo de suplementos alimenticios que se han ido incorporando dentro de algunas dietas. Bayas de goji, semillas de chía, la quínoa, la soja, entre otros, se han puesto de moda dentro del mundo de la alimentación.

Definición de superalimento

Se considera un superalimento a aquellos productos que se suponen que poseen unas propiedades nutricionales superiores a las del resto de alimentos. Contienen altos contenidos en vitaminas, minerales, antioxidantes, ácidos grasos, etc. Pueden tratarse de semillas y hierbas, pero también pueden ser frutas y verduras.

Al contrario de lo que muchos piensan, los superalimentos no son solo productos de dietética difíciles de conseguir en la naturaleza. Muchos de estos alimentos están mucho más accesibles de lo que creemos.

Lista de superalimentos

No existen productos milagro ni alimentos que sean unos mejor que otros. Todos tienen sus propiedades especiales y que consumidos con propiedad son muy beneficiosos para la salud.

  • Los arándanos: Estos frutos rojos contienen una gran cantidad de antioxidantes. Asimismo, protegen el sistema inmunitario preservando el organismo de los radicales libres. Los arándanos permiten ralentizar el envejecimiento frenando la decadencia de las funciones cerebrales.
  • La granada: Esta fruta permite prevenir el envejecimiento celular. La granada tiene efectos positivos sobre el corazón y el cerebro, facilitando además la circulación de la sangre.
  • El chocolate negro: Rico en antioxidantes y en fibra. Bueno para la salud cardiovascular y para el sistema nervioso central.
  • Las sardinas: Son un gran aporte en Omega3 que mejora la salud cardiovascular y reduce la inflamación. Comer sus espinas aporta mucho calcio.
  • El ajo: Mejora el colesterol y es un buen diurético. Además, posee propiedades antibacterianas, así que es una ayuda para el sistema inmunitario. Por otro lado, existen estudios que aseguran que ayuda a prevenir algunos tipos de cáncer.
  • El aceite de oliva virgen: Es nuestro gran aliado de la dieta mediterránea. Disminuye el colesterol malo y la tasa de infartos. En mujeres se ha demostrado que reduce el desarrollo de cáncer de mama. Además, tiene propiedades antioxidantes.
  • Las legumbres: Son ricas en hierro y en minerales como el calcio o el magnesio. Son fuente de proteína de valor biológico. Aportan muy poca grasa y mucha fibra.

En España nos gastamos la friolera de más de 2.000 millones de euros en productos “milagro”. No obstante, la mejor manera de aportar al organismo todo lo necesario es a través de una alimentación variada y rica, pero sin consumir en exclusiva un producto concreto ni excluyendo otros. Una dieta equilibrada y una vida activa es el secreto de una buena salud física y psicológica.

Además, siempre que una persona desee iniciar un régimen especial o incluya algún tipo de suplemento alimentario en su vida diaria, debe consultar con un médico especialista que analice su situación y que le oriente para unos mejores resultados. Cuidar nuestra salud sin supervisión, a veces, puede ponerla en riesgo.