La fibromialgia, la enfermedad silenciosa

Un dolor crónico que va desde los pies a la cabeza. Así es como las mujeres, que son las más afectadas por esta enfermedad, definen la fibromialgia. Un síndrome aún bastante desconocido, pero, desgraciadamente, muy frecuente.

La fatiga crónica

Las personas que padecen de fibromialgia o fatiga crónica no saben lo que es un día sin sentir dolor. A lo largo de su cuerpo se detectan algunas zonas que son hipersensibles, es decir, que si las presionamos producen dolor.

Los síntomas de la fibromialgia son varios y no concluyentes:

  1. Dolor de cabeza.
  2. Entumecimiento de algunas zonas del cuerpo.
  3. Falta de concentración.
  4. Hormigueo en pies y manos.
  5. Problemas para conciliar el sueño.
  6. Ansiedad y depresión.
  7. Periodos menstruales dolorosos.

¿Por qué se conoce como “enfermedad silenciosa?

Uno de los mayores problemas para detectar la fibromialgia es que aparentemente no deja signos visibles que puedan facilitar su diagnóstico. Las personas que padecen fatiga crónica aparentemente están bien. Cuando se les realizan pruebas médicas estas no muestran ningún tipo de problema en los huesos, los músculos, etc. Esto se debe a que la fibromialgia es producida por un fallo en el cerebro. Se produce en el inconsciente de la persona.

Es decir, aunque no exista una enfermedad concreta, el cerebro actúa como si la hubiera. Lo que padece el enfermo no son los síntomas de la enfermedad, sino los síntomas de activación del programa de enfermedad que tiene el cerebro frente a la enfermedad. Por este motivo, la fibromialgia se ha convertido en una patología muy difícil de tratar.

¿Quién puede padecer fibromialgia?

Todo el mundo. Sin embargo, es más habitual en mujeres de edad media y/o avanzada. Según cifras del Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel, entre un 80% a un 90% de las personas diagnosticadas con fibromialgia son mujeres. No obstante, los niños y los adultos varones también pueden contraerla. Los estudios en torno a esta enfermedad han determinado que el estrés es el factor determinante de la fibromialgia.

Cómo prevenir la fatiga crónica

Es muy importante cuidarse desde bien joven. Una alimentación sana y equilibrada, junto con un estilo de vida activo, son las claves para una vida saludable en todos los sentidos. Para prevenir la fibromialgia es importante evitar las situaciones estresantes. Lo malo es que en esta vida que vivimos es muy complicado.

Por este motivo, dedica tiempo para ti. Haz deportes como yoga o Pilates. Date masajes relajantes que descontracturen tu cuerpo. Y cuida tu peso. La meditación y el mindfulness son técnicas de relajación muy beneficiosas para acabar con el estrés, así como con todos sus problemas derivados de él.

Las causas de la fibromialgia son desconocidas y por eso no es posible evitar la enfermedad directamente. Si tienes casos de fatiga crónica en tu familia consulta con tu médico. Hay estudios que demuestran que esta enfermedad tiene una predisposición genética. En todo caso, nunca dejes de mirar por ti.

Deja un comentario